© 2017 Copyright - Web diseñada por PLAY MARKETING

CONSULTA PRECIOS: 91-666-32-69 o en depiedra@depiedra.es | Calle del Yunque, 2. Rivas Vaciamadrid, 28522.

Decoración de jardines en Halloween

October 28, 2019

En las últimas décadas, Halloween ha pasado de ser una gran fiesta únicamente en Estados Unidos a ser un festejo casi universal. En España, en concreto, esta tendencia ha ido en aumento en los últimos años y cada vez son más las personas que se disfrazan o que decoran sus casas y jardines para celebrar este día tan especial.

 

La decoración en estos casos es bastante sencilla. A veces basta con un par de elementos clave para darle un toque terrorífico a tu jardín.

 

 

 

 

6 elementos clave de la decoración de jardines en Halloween

 

1. Las calabazas

 

No cabe duda de que las calabazas son una de las piezas más representativas de Halloween. Desde DEPIEDRA, aunque te animamos a utilizarlas, te recomendamos que lo hagas con aquellas que sean artificiales. Cada año se desperdician en esta fiesta millones de toneladas, como indicaba en los últimos días La Sexta.

 

Hay multitud de maneras de utilizar calabazas en la decoración de jardines. Lo habitual es recortarlas para darles forma, siendo lo más común trazar caras. 

 

Escalera de jardín con calabazas 

 

Decoración divertida con calabazas 

 

Decoración de calabaza con forma de araña

 

Calabaza con cara terrorífica y zanahoria en la boca

 

Entrada a una casa con calabazas en las escaleras 

 

2. Los cementerios

 

Si hay un espacio terrorífico ese es el cementerio. Casa de los fallecidos y los renacidos (zombies), este escenario es perfecto para trasladarlo a nuestro jardín.

 

Basta con colocar algunas tumbas falsas y añadir otros elementos decorativos como murciélagos, arañas, telarañas, manos o pies que simulan zombies, calaveras, cadáveres, etc.

 

Dale un toque extra dejando las hojas secas y las ramas caídas en la superficie del jardín. 

 

Cementerio con tres tumbas , murciélagos y manos de zombie 

 

Cementerio con tumba y calabazas 

 

Cementerio vallado con dos tumbas, un zombie con araña en la cabeza y varias telarañas

 

Jardín con cementerio acordonado

 

3. Las arañas y las telarañas

 

Una de las fobias más extendidas entre la población es la aracnofobia. Quizá por ello, estos animales de ocho patas se han convertido en uno de los seres más temidos y más utilizados en la fiesta de Halloween. 

 

Su inserción en el jardín es muy sencilla, pues se pueden situar en casi cualquier lugar. Pequeñas arañas encima de una mesa, en el timbre de la puerta, arañas gigantes colgadas del balcón... ¡Un sinfín de posibilidades!

 

Las telarañas también dan mucho juego. Puedes enredarlas entre las plantas o macetas, ponerlas en el pasamanos... 

 

Fachada de una casa con arañas gigantes colgando

 

Ventana de una casa con telarañas envolviendo las plantas y una calavera

 

 

4. Los candelabros y otras luces de calabaza

 

Para que nuestra decoración de Halloween luzca igual de bien por la noche, no hay nada mejor que cubrir nuestras antorchas o farolillos con calabazas agujereadas para que salga la luz. Si no tienes, puedes optar por unos candelabros antiguos. 

 

Farola de jardín cubierta por calabazas con agujeros

 

Farolillo de calabaza

 

Farolillo antiguo con calabazas

 

Farolillo común con una vela en su interior y otro farolillo con forma de calabaza

 

 

5. Los zombies y los cadáveres

 

La llaman la noche de los muertos vivientes, así que, ¡hagámosle honor al nombre!  Para ello, nada mejor que colocar zombies y cadáveres en algunas zonas de los exteriores de la casa. 

 

Si no tienes un muñeco de estas características y no quieres comprar uno, puedes formar brazos o piernas de zombie caseros. Solo necesitas algún elemento rígido y alargado, como tuberías o ramas rotas y vestirlos con pantalones y zapatos o camisetas y guantes e incrustarlos en el suelo del jardín como si se tratara de un zombie saliendo de su tumba.

 

Falso cadáver en la entrada de una casa

 

Zombie en una tumba

 

 

6. Los fantasmas

 

Otro de los elementos clásicos de la noche de Halloween son los fantasmas. Son los más fáciles de recrear, ya que no es necesario comprarlos. Podemos, simplemente, coger una camiseta o sábana rota, hacerle unos cortes, atarla a dos palos con forma de cruz para simular el cuerpo y los brazos y ponerle un sombrero encima. 

 

Fantasma divertido hecho con materiales reciclados y clavado a la superficie con un palo de madera

 

 

 

Compártelo en Facebook
Please reload

Please reload

LO ÚLTIMO
Please reload