• DEPIEDRA

10 mini piscinas en jardines pequeños

Las piscinas privadas no siempre van ligadas a grandes chalets y extensiones de terreno. De hecho, cada vez es más común construir mini piscinas de obra en jardines pequeños. ¿No te lo crees? Aquí tienes 10 ejemplos que lo confirman.


"Cada año me planteo si poner una piscina en el jardín, pero siempre descarto la idea por falta de espacio" "Siempre he querido tener una piscina para mí solo, pero con un jardín tan pequeño es imposible". ¿Te sientes identificado con estas afirmaciones? Si tu respuesta es sí, ¡tranquilo! No tienes porqué renunciar a la piscina de tus sueños por tener un jardín pequeño. No te vamos a engañar. No vas a tener una piscina olímpica y probablemente tampoco puedas utilizarla para hacer natación. Lo que sí te garantizamos es que tus veranos van a ser mucho más fresquitos.



Piscina de esquina


Esta espectacular mini piscina de obra está situada en una de las esquinas de este pequeño jardín. Pese a su tamaño reducido, sus dueños han elegido una decoración perfecta para crear un ambiente lujoso en un espacio bastante pequeño. ¿La clave? Una cascada en altura para poder utilizar la piscina como "spa", unida a una tarima de madera que recubre todo el suelo exterior. A eso le han añadido un precioso revestimiento de piedra en algunas zonas de la pared y dos enormes macetas que albergan sendas palmeras.


Mini piscina cuadrada con jacuzzi


Este jardín es más extenso que el anterior. Sin embargo, los propietarios de esta casa han preferido ocupar la mayor parte del espacio con mobiliario de exterior (mesas, sillas y tumbonas), quedando un espacio reducido para su piscina cuadrada. Además, han construido un minúsculo jacuzzi unipersonal pegado a la piscina para disfrutar al máximo los días más calurosos del año.

Piscina "de cóctel"


Las piscinas de cóctel solo permiten estar de pie. Su tamaño tan pequeño hace que sea imposible tumbarse. Las hemos denominado así porque, además, son ideales para tomarse un cóctel mientras estamos fresquitos en el agua. En concreto, el entorno en el que se enmarca esta piscina nos encanta. Su tarima de madera, sus paredes de gaviones de piedra y su pequeño rinconcito "chill out" nos han conquistado.



Piscina estanque


Esta piscina puede parecer a primera vista una especie de estanque. Y esa era la intención de sus dueños cuando la construyeron. Querían disfrutar de una pequeña piscina en verano y un estanque decorativo en los meses de menos calor. Para darle un toque más rústico, han optado por revestirla de piedra, rodearla de numerosas plantas y han colocado una pequeña cascada.



Piscina fuente


Si la mini piscina anterior recordaba a un estanque, esta sin duda recuerda a una fuente. Tanto su forma como su estructura unidas a una preciosa cascada, nos hacen pensar en una fuente. Por lo tanto, cumple un doble objetivo como ocurría en el caso anterior, sirve de piscina, pero también tiene una clara función decorativa. Para lograr este efecto de fuente, han revestido sus bordes de piedra, la han rodeado de arbustos y piedra decorativa y solo han dejado un pequeño hueco para poder acceder a ella, en el cual han situado un escalón de piedra natural.



Piscina alargada


Si tu problema de espacio no es tanto por metros cuadros disponibles, sino por la distribución del espacio, puede que esta mini piscina te sirva de ayuda. El jardín de esta casa solo abarca uno de sus laterales, por lo que la zona exterior es estrecha pero muy alargada. La solución para sus propietarios ha sido construir una piscina con las mismas proporciones. En este caso, sí se puede nadar en ella, pues ocupa varios metros de largo. En cuanto a la decoración, se ha optado por integrarla al máximo en la naturaleza, construyendo un doble muro con revestimientos en piedra natural a los que han añadido los motores de la piscina y de las dos cascadas con las que cuenta y han aprovechado el espacio sobrante para crear una jardinera decorada con canto rodado blanco y unas plantas. Al otro lado han situado una zona con césped y varios arbustos.



Piscina oriental


Esta pequeña piscina cuadrada es muy especial, no tanto por su tamaño sino por la decoración elegida. Cogiendo como base la decoración árabe tradicional, se ha revestido el suelo con azulejos blancos y turquesas que prácticamente se funden con el tono del agua. A ello han añadido unas alfombras estampadas y unos sofás cuyo asiento se sitúa casi a la altura del suelo. El resultado no se puede describir con palabras.



Piscina minimalista


Esta mini piscina es muy sencilla. Su forma ovalada encaja a la perfección con la tarima de madera que se sitúa al lado de ella para dar cobijo a dos sillas para tomar el sol. Su entorno minimalista, solo acompañado de algo de vegetación, no la hace menos apetecible.



Mini piscina en altura


Al contrario de las otras piscinas, esta se caracteriza por estar construida en altura con unas pequeñas escaleras de madera que ayudan a llegar hasta ella. También han escogido este "piso" para alojar la zona del solárium, donde han colocado dos tumbonas sobre una tarima de madera. Para finalizar, se ha creado un espacio alrededor de la piscina repleto de plantas y decorado con corteza de pino. Una combinación que nos encanta.


Mini piscina elegante


La última de nuestras 10 mini piscinas en jardines pequeños se encuentra en este espectacular jardín decorado con mucho estilo. Una reducida zona de picnic con sombrilla se camufla detrás de una pequeña piscina rectangular bordeada por dos espacios de piedra decorativa blanca y un camino de piedra que se funde con el borde de la propia piscina.



#piscinas #jardinespequeños #decoracióndejardines



91-666-32-69

depiedra@depiedra.es

Calle del Yunque, 2. Rivas Vaciamadrid, 28522

© 2017 Copyright - Web diseñada por PLAY MARKETING