• DEPIEDRA

3 trucos infalibles para decorar un jardín en pendiente

¿Tienes un jardín en pendiente y no sabes cómo sacarle partido? Te damos los 3 trucos que necesitas para decorarlo con éxito.


Un jardín en pendiente no es fácil de decorar. Su desnivel hace compleja la instalación de muchos elementos decorativos, como piscinas, así como de mobiliario o plantas. Sin embargo, no es tarea imposible conociendo 3 técnicas fundamentales para vencer a la pendiente y conseguir un jardín 10 independientemente de su desnivel. Toma nota que te lo contamos.


Aumenta el desnivel


Aunque parezca contradictorio, aumentar el desnivel del terreno puede ayudarte a decorar un jardín en pendiente. ¿Cómo hacerlo? Se trata de tomar el control de la pendiente y hacer diferentes niveles en el terreno de forma que en cada “piso” dispongas de una superficie llana.


Una de las opciones más útiles en este sentido es la de alargar la pendiente y crear diferentes alturas. Un buen ejemplo de ello es este jardín en pendiente que cuenta con 3 alturas unidas por unas escaleras centrales en forma de zig zag. A la izquierda han optado por diseñar una zona de plantas y a la derecha, por un espacio ajardinado.



Aquí han optado por dejar una buena parte del terreno al natural, al que han añadido una pendiente en perpendicular para que el cambio entre la parte llana y la de pendiente no sea tan brusco. Así, han creado unas escaleras centrales con pendiente a su izquierda y dos pisos diferentes a la derecha. Todos ellos cubiertos por vegetación.



Otra alternativa sería hacer varios niveles y dejar un último nivel más amplio, donde poder colocar mobiliario de jardín, mesas, sillas o bancos, entre otras muchas opciones. En este ejemplo han elegido los gaviones electrosoldados para formar los diferentes pisos. Por último, una zona pavimentada en la que han instalado un banco con patas hechas de gaviones, a juego con el resto del jardín en pendiente.



Si la pendiente no es muy pronunciada, basta con hacer dos niveles y que cada uno de ellos sea llano. En el jardín en pendiente que te enseñamos a continuación han creado dos pisos cubiertos de césped y unidos por unas escaleras hechas de traviesas y corteza de pino.



Si, por el contrario, la pendiente es muy pronunciada, tendrás que crear muchos más niveles. Es el caso de este jardín en pendiente donde se ha instalado una escalera delimitada por dos vallas de madera, dejando a un lado una zona exclusivamente decorativa y con un gran desnivel. Este espacio lo han decorado con diferentes plantas, piedra decorativa y traviesas apiladas que forman pequeños muros.



Siguiendo con la misma línea, en este jardín en pendiente han construido unas escaleras de piedra, han formado un nivel diferente por cada dos escalones y lo han decorado con flores. Al finalizar la escalera se descubre una zona llana con una bonita fuente central.




Acorta la pendiente


También puedes hacer lo contrario y acortar la pendiente, de tal forma que la zona de desnivel ocupe menos espacio. ¿Cómo hacerlo? En este caso, tienes que cavar desde la parte inferior de la pendiente para ir allanando el terreno. La idea es que dejes una primera zona totalmente plana y la combines con otra zona en desnivel formada por uno o varios “pisos”.


Un buen ejemplo de esta técnica es este jardín en pendiente donde han creado un espacio llano al que le sigue un primer piso delimitado por un muro de piedra irregular. Tras él continúa una zona en pendiente con diferentes tipos de plantas y al que se puede acceder a través de una escalera de piedra natural.



Otro ejemplo de esta técnica es este jardín en pendiente. En este caso han creado una zona principal cubierta de piedra decorativa que termina en un muro de gaviones sobre el cual se asienta una zona de vegetación de unos dos metros. Tras ella, una segunda superficie plana pavimentada con madera a juego con la escalera.


Ahora te presentamos una opción diferente a las anteriores. Aquí han dejado la pendiente natural del terreno en la parte izquierda del jardín, mientras que en el resto han allanado la superficie. Esta zona más baja la han pavimentado con tarima y han colocado una mesa con sillas para disfrutar del aire libre. Entre este espacio y la zona superior han colocado una pared de acero corten.



En este caso no han creado ningún nivel intermedio entre la zona baja y la zona alta del jardín en pendiente. Lo que han hecho ha sido allanar la zona más baja y crear una pendiente más pronunciada en la otra. Para decorarlo han optado por cubrir de sustrato la "cuesta" y plantas numerosos tipos de plantas acompañadas de algunas piedras naturales.



Siguiendo el mismo esquema, en este jardín plenamente integrado en la naturaleza se ha dejado una superficie llana de césped y con una zona revestida con piedra donde se sitúa el mobiliario de jardín; y otra zona en pendiente plagada de vegetación. Una forma ideal de sentirse en plena naturaleza y respetando el desnivel del terreno.



Nuestra última opción para reducir la pendiente es este jardín en el que destacan los muros de mampostería que rodean y separan los diferentes niveles del terreno. Para completar la decoración se ha instalado césped natural, un camino de piedras, y diferentes tipos de plantas y flores en la zona más elevada.




Aprovecha el desnivel


Si no quieres modificar el terreno de tu jardín en pendiente, siempre puedes aprovechar el desnivel y decorar tu jardín tal y como está. ¡También es posible!


Si la pendiente de tu jardín ocupa un espacio bastante reducido, solo tienes que decorarlo para sacarle partido. ¿Cómo hacerlo? Aquí te proponemos una opción que nos encanta. Se trata de una espacio de estilo desértico donde se combina una primera capa de piedra decorativa con diferentes tipos de cactus y suculentas.



Si la zona en pendiente es más extensa, siempre puedes crear un espacio muy natural para sentirte en plena naturaleza aún estando en tu casa. Para recrear ese estilo, te facilitamos esta imagen. Como verás, no es complicado hacerlo. En este caso, han optado por darle un toque diferente a la parte baja y han decorado el terreno con piedra decorativa y un bonsái.



Otra forma de decorar un jardín en pendiente es creando unos pequeños escalones que suavicen el desnivel. En el jardín que te mostramos a continuación se ve cómo han plantado césped natural en cada escalón y han construido el borde con adoquines de piedra.



Si el terreno es muy espacioso, puedes hacer los escalones más grandes, de tal forma que bajar cada peldaño requiera que des 2 o 3 pasos. Un ejemplo muy ilustrativo de este tipo de diseño es este amplio jardín en pendiente.



Similar a la técnica anterior es la que han utilizado en este jardín en pendiente. Aquí no hay cubierto todo el desnivel con una escalera, sino que han dejado el terreno original a ambos lados y solo han creado una pequeña escalera central que cumple una función meramente decorativa.



En este jardín también se ha escogido la opción de la escalera para complementar la decoración. Sin embargo, en este caso la han construido con piedra decorativa y pequeñas traviesas de madera. A sus laterales contrasta un terreno de corteza de pino con plantas y flores.



Este jardín en pendiente refleja una idea muy parecida a la anterior. La piedra decorativa forma parte de la superficie transitable y las traviesas configuran cada uno de los escalones. El terreno adyacente también está formado por corteza de pino. Sin embargo, la vegetación es mucho mayor y ocupa la mayor parte del jardín.



Por último, te presentamos una alternativa mucho más laboriosa, pero muy potente estéticamente. Se trata de cubrir toda la pendiente con pequeñas zonas muy bien delimitadas que contengan flores y plantas diferentes. El resultado será una ladera multicolor que no pasará desapercibida para nadie.



Y hasta aquí nuestros consejos de hoy. ¿Se te ocurre alguna forma más de decorar un jardín en pendiente? Puedes contárnoslo en los comentarios.


#decoracióndejardines #jardinenpendiente

91-666-32-69

depiedra@depiedra.es

Calle del Yunque, 2. Rivas Vaciamadrid, 28522

© 2017 Copyright - Web diseñada por PLAY MARKETING